La finalidad de un sistema de canalización de aire comprimido es distribuir aire comprimido a los diferentes puntos en los que se utiliza. El aire comprimido tiene que distribuirse con un volumen suficiente y la calidad y la presión adecuadas para propulsar correctamente los componentes que lo utilizan.

La fabricación de aire comprimido es costosa. Las máquinas sin aire comprimido no funcionan y con un aire de mala calidad o un sistema de aire comprimido mal diseñado puede aumentar los gastos de energía, provocar fallos en los equipos, reducir el rendimiento de la producción y aumentar los requisitos de mantenimiento.

Diseñar las cañerías de aire comprimido, esos tubos de color azul que habrás observado en techos y paredes, no es una ciencia, pero hay toda una ciencia detrás de su fabricación.

El material de construcción de la red es tan importante como su diseño. El material a lo largo del tiempo puede degradarse y dar paso a fugas, ser propenso a que aparezcan incrustaciones, ser muy rugoso y que por esto las pérdidas de carga sean muy importantes, sin incluir la complejidad para realizar modificaciones del sistema a medida que la planta evoluciona. Por eso en esta nueva entrada revisaremos los diferentes materiales y diversas tecnologías existentes para la instalación de redes de aire comprimido.

Tubos de Acero

Hierro Negro o Galvanizado. Estos requieren soldadura en las uniones y por lo tanto mano de obra calificada puesto que serán equipos sometidos a presión. Las uniones serán estancas y al colocarlas en el lugar definitivo, permitirá el ajuste exacto de las piezas. Estos tubos permitirán ejecutar redes de hasta 20 pulgadas y soportar presiones del orden de los 25 bar.

Desventajas: Envejecimiento por oxidación y el peso de la instalación.

Tubos de Hierro Cincado o acero galvanizado

Más desventajas que beneficios…estos tubos tienen uniones roscadas y por lo tanto con el correr del tiempo son propensos a la aparición de fugas con el correr del tiempo. La resistencia por fricción en su interior genera grandes pérdidas de carga (presión) a lo largo de la red. Realizar modificaciones en estas redes es complicado por la necesidad de mano de obra calificada y el herramental requerido. E tamaño de estos tubos llega a las 6 pulgadas.

Tubos de acero inoxidable

Los tubos construidos en acero inoxidable pueden requerir uniones soldadas o el sistema de cierre por compresión hidráulica de alta compresión hasta diámetros de hasta 60 mm. Estos tubos deben ser montados por personal altamente calificados. El costo de la cañería es muy costoso frente a otros sistemas de montaje y la cantidad de piezas disponibles es también limitada por no ser un sistema pensado para el desarrollo de redes de aire comprimido.

Tubos de cobre

Estas cañerías actualmente presentan una desventaja fundamental que es económica frente a otros sistemas.

Como ventajas podemos destacar la provisión en rollos del tubo y la posibilidad de doblarlo y ejecutar curvas de cualquier radio, así como también la baja rugosidad interna. La corrosión en este sistema es baja, aunque puede darse el caso. Los diámetros disponibles de estas tuberías son en función del tipo de cobre usado. El montaje de redes con este material requiere personal altamente capacitado.

Tubos de materiales sintéticos

Normalmente están disponibles hasta diámetros de 63 mm. Los sistemas de unión son muy diversos y pueden ser por roscado, por fusión térmica y hasta con conexiones instantáneas. Los tubos pueden proveerse en rollos o bien en tubos rígidos. Estos tubos son libres de corrosión, son flexibles y exentos de mantenimiento. La principal desventaja es el gran coeficiente de dilatación y que la presión máxima de estos será en función de la temperatura del entorno.

Tubos de aluminio

Una de las más habituales en instalaciones de aire comprimido. Son resistentes a golpes y roturas, la pared interior presenta muy baja rugosidad que trae aparejado una baja perdida de carga y su peso es muy liviano.

Los accesorios disponibles permiten realizar modificaciones fácilmente, pero para ciertas aplicaciones puede llegar a ser una gran desventaja la posibilidad de generar cargas electrostáticas.

Tubos PE 100

El sistema de tuberías y molduras para aire comprimido se fabrica con material PE 100 azul. AGRUAIR incluye junto a la variedad de molduras, disponibles con o sin hilos de metal y tuberías resistentes a la corrosión, válvulas y accesorios de montaje. Estos productos de PE 100 construidos con las máquinas más avanzadas, demuestran una gran eficacia en diferentes usos para aire comprimido y aseguran su funcionamiento por muchos años. Otro punto que destacar es su resistencia a los aceites de compresor, que puede ser un problema para muchos otros materiales.

Los sistemas de tuberías de AGRUAIR están disponibles en dimensiones que van desde los 20 mm a los 110 mm y permiten un suministro de aire a presión en muchos ámbitos de uso distintos, como por ejemplo en las industrias automovilísticas, alimenticias y mineras.

A la hora de instalar sistemas de tuberías para conducción de aire comprimido, hay que tener en cuenta sobre todo estos tres puntos: rentabilidad, seguridad operativa y facilidad de instalación.

Ventajas del sistema de tuberías Agruair

Sistemas de tuberías de plástico flexibles y termorresistentes

Elevada rentabilidad

Montaje sencillo y uso universal gracias a los diversos accesorios

Instalación extraordinariamente rápida de AGRUAIR

  • Completa gama de accesorios de PE 100 y PPR
  • Posibilidad de fusión de manguito con elemento calefactor, soldadura a tope y soldadura por electrofusión.
  • Instalación de las tuberías bajo tierra o al aire libre

Tuberías sin mantenimiento

Sin corrosión ni incrustaciones en las paredes lisas de los tubos

AGRUAIR ofrecen la solución adecuada para cualquier necesidad

  • Resistencia a la corrosión, a la abrasión y a numerosas sustancias químicas
  • Las superficies interiores, totalmente lisas, impiden eficazmente la formación de incrustaciones
  • Amplio rango de temperaturas de uso: entre – 40 °C y + 70 °C

Alta resistencia a la presión

El sistema AGRUAIR de PE 100 es ideal para el transporte de aire comprimido

El PE 100 azul ofrece varias ventajas frente al PVC, el ABS o el cobre

  • Es mucho más tenaz al impacto y elástico que el PVC
  • A diferencia del ABS, es permanentemente resistente al aceite de los compresores
  • Gracias a sus superficies lisas y anticorrosivas, las pérdidas de presión son un 26 % menores que con el cobre

Conducción eficaz de aire comprimido
Las conocidas ventajas del PE 100 (alta tenacidad y flexibilidad, gran alargamiento previo a la rotura, etc.) resultan ideales para las tuberías de conducción de aire comprimido AGRUAIR y generan unas óptimas condiciones de flujo. Cuando el aire se comprime, siempre se produce condensación de agua y, si las tuberías son de metal, esta provoca corrosión o hace aparecer una pátina en el interior del tubo. El PE 100 es un material que no requiere mantenimiento, no se corroe y no resulta afectado por el aceite para máquinas empleado en el compresor. Además, las tuberías de AGRUAIR son insensibles a las vibraciones. Gracias a su excelente soldabilidad, su gran flexibilidad y su peso ligero, su instalación resulta fácil y segura.

Tuberías sin mantenimiento

AGRUAIR destaca por no requerir absolutamente ningún mantenimiento. Gracias a la robustez y la flexibilidad de sus plásticos, a las paredes interiores lisas de sus tubos, y a la ausencia absoluta de corrosión, estos sistemas suelen mantenerse, una vez soldados, herméticos y libres de incrustaciones durante décadas. Los plásticos PPR y PE 100 permiten cumplir casi cualquier requisito y son compatibles con temperaturas de entre – 40 °C y + 70 °C. Para regular la toma de aire comprimido, con el sistema AGRUAIR se puede adquirir una válvula de bola dosificadora hecha de plástico.

Instalación mediante fusión de manguito

En la fusión de manguito con elemento calentador, el tubo y el accesorio se sueldan solapados. El extremo del tubo y el accesorio se calientan mediante un elemento calentador con forma de manguito o de tubuladura hasta que alcanzan la temperatura de soldadura y a continuación se sueldan. Las dimensiones de los tubos, del elemento calentador y del accesorio están equilibradas entre sí de modo que, al soldarlos, se genera una presión de soldadura. Las fusiones de manguito con elemento calentador se pueden realizar manualmente

en tubos con un diámetro exterior de hasta 50 mm inclusive. Debido al aumento de las fuerzas de soldadura, para llevarlas a cabo se requiere además un dispositivo de soldadura.

Consulte más documentación en este enlace.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.